¿La temperatura de tu dormitorio influye en tu sueño?

sleep

Subir la calefacción antes de ir a la cama podría alterar tu sueño

Cuando hace frío afuera y pasas tus días envuelto en suéteres y mantas, una cama calentita y acogedora y un dormitorio cálido pueden parecer una buena idea. Pero, al parecer, mantener el dormitorio demasiado caliente puede influir negativamente en la calidad del sueño. Lee más para saber por qué.

Temperatura corporal

Subir la calefacción puede alterar la temperatura de tu dormitorio, lo que puede ocasionar diferentes tipos de problemas. Una habitación demasiado caliente o fría puede hacer que tengas problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido. Nuestros cuerpos funcionan con un «reloj biológico» llamado ritmo circadiano. Este ritmo es causado por el ciclo de la noche y el día, lo que hace que tengamos sueño por la noche. Cada vez que el día se convierte en noche, nuestro cuerpo sabe automáticamente que es hora de irse a dormir. En ese momento, la temperatura de tu cuerpo comienza a cambiar, enfriándose durante la noche.

Demasiado caliente

Si alguna vez has intentado conciliar el sueño en pleno verano sin aire acondicionado para mantenerte fresco, conoces las dificultades de dormir cuando tu cuerpo está demasiado caliente. Cuando tu habitación se calienta demasiado, tu cuerpo tendrá más dificultades para refrescarte. Esto hará que te resulte más difícil conciliar el sueño, aunque te sientas cansado. La temperatura de tu habitación no solo afecta tu capacidad para conciliar el sueño, sino que también determina cuánto tiempo pasaste en las diferentes etapas del sueño. Cuando tu cuerpo se calienta demasiado, pasas menos tiempo en el sueño de ondas lentas (sueño profundo) y en la fase de sueño REM; la fase utilizada para el procesamiento emocional, la consolidación de la memoria y el desarrollo del cerebro. Perder el preciado tiempo de sueño REM puede hacer que tengas problemas para concentrarte durante el día y puede hacer que te sientas somnoliento y más olvidadizo. Es posible que desees mantener esa temperatura baja, solo para proteger la calidad de tu sueño.

Sueños

Un resultado inesperado de tener un dormitorio demasiado frío o caliente es la influencia que tiene en los sueños. Si te despiertas mucho durante la noche, las posibilidades de recordar el sueño que tuviste justo antes de ese momento son mayores. Esto significa que cuando tu sueño se interrumpe mucho, sientes que tienes más sueños que cuando te quedas dormido por más tiempo. La cantidad de pesadillas que recuerdas después de despertarte también aumenta debido a esto.

Se dice que la temperatura ideal para tu dormitorio es de 18 grados centígrados (alrededor de 65 grados Fahrenheit). Si te gusta que tu cama esté caliente, puedes considerar una botella de agua caliente para calentar tu cama en lugar de calentar toda la habitación; tu cuerpo te lo agradecerá.

Lee también: Estos cinco consejos te ayudarán a conciliar el sueño más rápido

Fuente: Sleepguide, Libelle, Sleep Foundation | Imagen: Unsplash, Zohre Nemati

Array