Cómo almacenar el queso para evitar que le salga moho

store cheese

¡Tu queso nunca volverá a llenarse de moho!

Queso; ¡nos encanta! Pero cada vez que tenemos un delicioso trozo en nuestra nevera, puede ser difícil encontrar la forma correcta de guardarlo. Especialmente sin que se llene de moho antes de que tengas la oportunidad de comértelo. Afortunadamente, hay una forma de almacenar el queso que lo mantiene fresco y completamente libre de moho.

Quesos duros

Si tienes un trozo de pecorino, cheddar, gruyere o parmesano en tu nevera, querrás asegurarte de que se mantenga fresco. Este tipo de quesos, llamados quesos duros, se pueden almacenar durante un par de meses. Es decir, si lo almacenas de la manera correcta. Y eso significa que debes guardar los quesos duros en un espacio hermético. La mejor opción es guardar el queso en un envoltorio especial para queso. O envuélvelo en papel pergamino y luego agrega una capa de film transparente. De esa manera, evitarás que el queso se ponga sudoroso y eso también mantendrá a raya el moho. Si uno de tus quesos duros tiene moho, puedes cortar esa parte con moho y aún puedes comerte el queso. ¡Solo asegúrate de quitarlo todo!

Quesos semiduros

Algunos ejemplos de quesos semiduros son Monterey Jack, emmental y quizás el más famoso de todos, el gouda. Con estos quesos, siempre es mejor asegurarse de que no les entre nada de aire. Así que envuélvelo en una envoltura de plástico. Eso mantendrá tu queso semiduro fresco y libre de moho.

Queso suave

Los quesos como el brie, gorgonzola, roquefort y mozzarella se consideran quesos blandos y requieren un método de almacenamiento diferente. Sobre todo, porque estos quesos suelen contener ya algún tipo de moho (¡de los buenos!). Estos tipos de quesos deben almacenarse en un recipiente hermético. Y cuando tengas que sacarlos, trata de tocarlos lo menos posible. Porque el queso blando generalmente se enmohecerá más después de haberlo tocado. Los quesos como la mozzarella, que ya están en agua cuando los compras, siempre deben almacenarse nuevamente en agua. Si este tipo de quesos se llenan de moho, debes tirarlos inmediatamente ya que no hay forma de salvarlos.

Pero si almacenas el queso de la manera correcta, el moho no tendrá ninguna posibilidad. ¡Y con estos consejos, podrás disfrutar de tu queso durante semanas!

Lee también: Síntomas que indican que podrías tener intolerancia a la carne

Fuente: Max Vandaag, Real Simple | Imagen: Unsplash, Andra C Taylor Jr

Array