¡Este hombre tuvo suficiente! ¡Vea cómo le dio una lección a un niño que pateaba el asiento y a su mamá!

Carl se hundió en su asiento del avión abarrotado y cerró los ojos, ansioso por que el largo vuelo que le esperaba terminara lo antes posible. Cuando las puertas de la cabina se cerraron y los auxiliares comenzaron las últimas comprobaciones, sintió una repentina sacudida en el respaldo de su asiento. Se dio la vuelta y vio a un niño de no más de seis o siete años sentado en la fila de detrás de él. El niño sonreía con picardía y volvió a patear el asiento de Carl.

«Hola, ¿puedes dejar de darme patadas en el asiento?», preguntó Carl en tono amistoso, intentando que el chico se detuviera antes de que las cosas empeoraran. La madre del chico estaba sentada a su lado, completamente absorta en su revista. Ajena a las travesuras de su hijo, no levanta la vista ni le riñe. La sonrisa del chico se ensanchó mientras se preparaba y daba otra patada firme en el respaldo del asiento de Carl.

Carl apretó la mandíbula, frustrado. No quería pasar así las próximas cinco horas. Pensó en avisar a su madre, pero no quería montar una escena. El avión aceleró por la pista y las repetidas patadas continuaron, haciendo que el asiento de Carl se inclinara hacia delante. Respiró hondo y se preparó para el inevitable siguiente golpe, dándose cuenta de que iba a ser un vuelo muy largo e incómodo…

Unas horas antes, Carl estaba completamente tranquilo y en un gran estado de ánimo. Había llegado pronto al aeropuerto tras un breve viaje de negocios a Boston. Los dos últimos días habían sido un torbellino de reuniones y presentaciones;

Como gestor de proyectos en una importante empresa tecnológica, no era ajeno a la presión de los plazos ajustados y las grandes expectativas. Este viaje había sido especialmente crucial, ya que implicaba negociaciones con clientes potenciales que podían hacer saltar por los aires los objetivos del trimestre.

Durante el día, tenía reuniones consecutivas, cada una de las cuales exigía su máxima atención y experiencia. Las tardes no eran menos ajetreadas, llenas de eventos de networking y sesiones de estrategia con su equipo hasta altas horas de la noche. Dormía poco y no descansaba, con la mente en constante ebullición de datos, calendarios de proyectos y preguntas de clientes potenciales.

A pesar del cansancio, Carl se sentía realizado. Había conseguido un contrato prometedor, prueba de su esfuerzo y perseverancia. Eran esos momentos de éxito, breves y espaciados, los que le recordaban por qué había soportado una carrera tan exigente.

Array