Todo el mundo la odiaba cuando se casó con él – Después de su muerte se encontraron con una revelación impactante

Esta mujer tenía un motivo secreto cuando decidió casarse con un viejo rico – nadie lo vio venir

Julia miró a su alrededor, rodeada por un mar de rostros hostiles. No había ni una sola cara amable entre la multitud. El funcionario de la boda la escrutó, con una expresión de sorpresa grabada en el rostro. «¿Julia?», preguntó el sacerdote. Su entorno le parecía surrealista, como si estuviera en un sueño. Sus palabras parecían lejanas, y ella se esforzó por recordar sus últimas frases. «Perdone, ¿podría repetírmelo?», preguntó ella, con voz vacilante.

Con una mirada de confusión, la observó antes de aclararse la garganta. «Permíteme que te lo repita», le ofreció, riendo en un intento de romper la tensión, aunque su educada sonrisa parecía forzada, más incomodidad que alegría. Casi parecía compadecerse de ella.

«Julia -comenzó el sacerdote una vez más-, ¿tomas a este hombre por esposo, para vivir juntos en santo matrimonio, amarle, honrarle, consolarle y mantenerle en la salud y en la enfermedad, renunciando a todos los demás, mientras viváis los dos?». Julia sintió como si se ahogara con las palabras, la garganta apretada por los nervios. Se miró las manos, entrelazadas con las de un hombre mayor. Levantó la vista y vio a Harold, un hombre 37 años mayor que ella, frente a ella.

Nunca había imaginado que su vida se desarrollaría así. El día de su boda debía ser el más feliz de su vida; un acontecimiento lleno de risas, aplausos y cálidos deseos para los recién casados. Había soñado con llegar vestida de Cenicienta e intercambiar votos con un hombre excepcionalmente guapo. Llevaba bien el vestido, pero el hombre que tenía delante distaba mucho de su novio ideal. Al parecer, la vida se había desviado de sus planes. ¿O esto era más que obra de la vida? Era difícil creer que fuera su destino. No se trataba del destino ni del camino que debía seguir. Se trataba de su propia intrincada maquinación.

Volvió a levantar los ojos, el sacerdote se impacientaba esperando su respuesta. La mirada de Julia recorrió la multitud. Ninguno de sus amigos o familiares estaba presente, a pesar de que ella los había invitado. Los escasos asistentes eran ancianos parientes o amigos de Harold, con expresiones de disgusto. Casi podía oír su juicio tácito. Rápidamente apartó la mirada, reacia a mirarlos mientras pronunciaba las palabras decisivas. Tras un profundo suspiro, murmuró con voz temblorosa: «Sí, quiero».

Hace apenas unas semanas, la vida de Julia había sido drásticamente distinta. Era una mujer corriente que trabajaba como maestra de primaria. Le encantaban su trabajo y su vida, pero a veces anhelaba un poco más de emoción. Sus días giraban en torno al trabajo, y el agotamiento a menudo relegaba sus fines de semana a nada más que descansar en el sofá. Se encontraba atrapada en un bucle aparentemente interminable, lleno de rutina y telenovelas interminables.

De vez en cuando, rompía ese ciclo monótono. En esos raros días, se reunía con sus amigas para una noche de chicas en un pub cercano. Tomaban cócteles y se reían, pero esas noches ya no eran lo mismo. La mayoría de sus amigas ya estaban casadas o tenían hijos, mientras que las que seguían solteras tenían sus propias vidas apasionantes y compromisos, lo que a menudo limitaba su disponibilidad.

A pesar de todo, Julia adoraba su trabajo como maestra de primaria. No hay nada como la chispa de comprensión en la cara de un niño cuando comprende un nuevo concepto o desarrolla una nueva habilidad. La gratificación que le producían sus progresos no tenía precio. Estaba orgullosa de su carrera, pero una parte de ella deseaba una vida un poco diferente. Anhelaba el lujo de viajar con el amor de su vida y sus hijos, ver puestas de sol con ellos y compartir experiencias emocionantes. Anhelaba un toque de aventura en su vida ordinaria.

Por desgracia, la vida amorosa de Julia no tenía nada de emocionante. No salía con nadie, ni siquiera estaba enamorada. Su vida era una repetición invariable de la misma vieja rutina. Por eso, lo que le ocurrió a Julia unas semanas más tarde fue algo que nunca hubiera imaginado. No era su vida habitual, pero eso lo hacía aún más emocionante.

El recuerdo de aquel día crucial estaba grabado en su mente. Julia estaba de pie frente al edificio de la escuela cuando Harold se le acercó. Era el final del día, apenas quince minutos después de que sonara el último timbre. Los niños bullían de un lado para otro, algunos ya habían sido recogidos por sus padres, mientras que otros aún estaban recogiendo sus pertenencias o terminando sus juegos en el patio.

Aquel día la noticia corrió como la pólvora. La multitud de padres fue testigo de un extraño acontecimiento que se desarrollaba ante sus ojos. Era el día en que Harold le propuso matrimonio a Julia. Un hombre rico de 71 años, proponiéndole matrimonio a una mujer de 34 años. ¿Y lo más inesperado? Ella dijo que sí.

Array