Si tiene perros, esto podría preocuparle

Las 41 señales esenciales que todo dueño de perro debe conocer!

Si es usted el orgulloso padre de un peludo compañero de cuatro patas, este artículo no es sólo una lectura recomendada, sino esencial. Piense en él como un salvavidas para esos momentos inesperados en los que la salud de su perro da un giro misterioso.

Esta guía no se limita a los signos más evidentes, como la cojera o el letargo repentino. Nos adentraremos en los síntomas más sutiles, a menudo pasados por alto, que muchos propietarios de mascotas podrían descartar por considerarlos «comportamientos extravagantes». ¿Alguna vez se ha preguntado si ese incesante lamerse las patas es realmente normal? ¿O si la repentina obsesión de su perro por un rincón concreto de la habitación es sólo un capricho pasajero? Alerta: podría no serlo. En el complejo mundo de la salud canina, lo que puede parecer mundano puede ser en realidad una llamada de socorro.

El conocimiento es tu mejor arma para salvaguardar el bienestar de tu perro. Y recuerde, ellos no pueden decirnos qué les pasa; somos nosotros quienes debemos averiguarlo. Así que respire hondo y prepárese para convertirse en el detective que su perro necesita. Al fin y al cabo, cuando se trata de la salud y la felicidad de los miembros peludos de nuestra familia, ningún detalle es demasiado pequeño para pasarlo por alto.

Lamido o rascado excesivo

¿De repente su perro se lame o se rasca como si su pelaje estuviera infestado de pulgas? No ignore si su perro se muerde las patas, se lame la barriga, se rasca la grupa o se muerde los puntos calientes. Este comportamiento frenético grita «¡me pica como un loco!»  Algo está irritando a tu pobre perro. Puede ser algo mundano, como picaduras de insectos o piel seca, pero también puede indicar problemas de salud subyacentes, como alergias alimentarias, desequilibrios hormonales, parásitos o infecciones cutáneas;

No se limite a ponerle un collar isabelino y esperar que deje de rascarse, acuda inmediatamente al veterinario. Con pruebas y tratamiento, su veterinario puede aliviar el horrible caso de rasquiña de su sabueso. Diagnóstico: un perrito feliz que mueve la cola con dulce alivio.

Falta de equilibrio o dificultad para moverse con regularidad

Si su perro empieza a tropezar o a moverse de forma extraña, no lo ignore. Estos cambios podrían significar que algo va realmente mal. Mientras que una cojera puede ser un problema menor, como un dolor en el pie, los problemas de equilibrio pueden indicar algo grave en el cerebro o los nervios.

Por lo tanto, si su perro se comporta como si caminar recto fuera un reto, es hora de acudir al veterinario de inmediato. Los problemas de este tipo pueden empeorar si se espera, lo que dificulta su tratamiento. Así pues, si tu perro, que suele ser constante o torpe, empieza a moverse como si estuviera en la cuerda floja, llévalo al veterinario lo antes posible.

Array