Dos hombres entran en un crucero abandonado y, al descubrir lo que había dentro, llaman a la policía

Este crucero se hundió hace 10 años… ¡Descubra por qué ya NADIE bucea allí!

A Mike se le cortó la respiración. «¿Has oído eso?», susurró, con las palabras apenas escapando de sus labios. Se volvió hacia Eddie, en busca de cualquier atisbo de tranquilidad. Sin embargo, el terror reflejado en los ojos de Eddie confirmó sus temores más profundos. Ambos estaban igual de petrificados.

El arrepentimiento se agolpó en la boca del estómago de Mike. ¿Cómo habían dejado que su amor por el submarinismo y la aventura les llevara a esta pesadilla? Explorar un crucero abandonado era emocionante en teoría, pero ahora parecía un error monumental.

Las manos de Mike temblaban incontrolablemente, en marcado contraste con el ritmo sereno de las olas del océano rompiendo contra los costados del barco. Un sonido que antes le tranquilizaba ahora aumentaba su ansiedad. Cada latido de su corazón resonaba con fuerza en sus oídos y su respiración era errática. Estaban atrapados en este inquietante laberinto y necesitaban desesperadamente una salida, antes de que fuera demasiado tarde…

La historia del crucero medio hundido era una historia que la gente de la comunidad de submarinistas susurraba a menudo. Una década después de su hundimiento, seguía atormentando a la comunidad, balanceándose sobre las olas del mar. Para la mayoría, no era más que una historia espeluznante. Pero para dos buceadores apasionados como Mike y Eddie, era un reto irresistible.

En la tranquila ciudad de Lubec, el tiempo parecía haberse detenido, y cada rincón guardaba una o dos historias. Las casas de tejados rojos se agrupaban como viejos amigos que comparten historias susurradas, mientras el majestuoso faro, guardián silencioso, vigilaba la vasta extensión del mar. El horizonte, sin embargo, estaba dominado por la imagen siempre presente del barco abandonado: el Odyssey. Era un monstruo silencioso que acaparaba la atención del pueblo y sus misterios.

Mike trabajaba en el pequeño museo de la ciudad, una pintoresca casa de recuerdos más que un verdadero depósito de historia. Como conservador, también era el guardián de las historias de la ciudad. Desde viejas cartas marinas hasta artefactos marítimos, cada objeto del museo tenía una historia, y Mike se las sabía todas de memoria. Sin embargo, a pesar de todos sus conocimientos, nada le había preparado para lo que le esperaba en las profundidades del Odyssey.

A Mike, ávido lector, le encantaba escribir sus historias sobre el mar. Con las olas como musa, a menudo se encontraba en la orilla, cuaderno en mano, perdido en historias de naufragios y misterios submarinos. Fue durante uno de estos momentos cuando se le ocurrió la idea de explorar la Odisea. Pero sabía que necesitaba un compañero para un viaje tan peligroso.

Array